martes, 22 de mayo de 2012

Estado de la situación - Parte de guerra

A día de hoy (Mayo de 2012, 22 día de mi 12ª huelga), la cosa tiene mala cara.

La situacion personal mía:

Opositor en 2008 y 2010, con la mejor nota en ambas dos oposiciones en el tribunal que me tocó (en informática son tres tribunales), sigo interino perdido. De ahí lo de "interino" en el título del blog. Con vacantes de media jornada estos cuatro años y a la espera de una resolución judicial que no llega y que me daría una plaza en las primeras oposiciones de 2008 cuatro años ha. De ahí lo de "por error" del título del blog.

En mi IES llevo el blog de movilizaciones https://bit.ly/profesgd

 La descripción del asunto global bien podría ser el arranque de una de ciencia ficción:

"Año 2012: una banda organizada de malhechores toma el poder económico y político e inicia el golpe definitivo a las democracias, al provocar una crisis mundial bajo cuya excusa se invalidarán los derechos civiles, se inducirá el miedo que justificará la represión y las duras restricciones económicas bajo las que la población será sometida, se calificará a los defensores de los derechos de terroristas y serán tratados como tales anulando las leyes que garantizan sus derechos y promulgando otras que situan al mundo en un estado policial, lo que dejará a la élite corrupta, también llamada el 1%, via libre para el reparto de la riqueza del restante 99% entre los suyos".

Esta es la situación. La corrupción ha ganado. Aparentemente,  porque desde algunos rincones de la dignidad humana van surgiendo elementos que están poniendo en peligro el malvado plan trazado.


Por error me toca sufrir en primera mano los recortes de la enseñanza, el aumento de horas de este año y el año que viene, ya veremos, si tambien el aumento de ratio, porque los nuevos recortes reducen aun más la lista de interinos y los puestos a los que optar, con lo que probablemente, el curso que viene no sea posible optar a una vacante ni de media jornada ni de nada. Los alumnos lo sufrirán más. Lo sufrirán en su futuro, que es el nuestro, en sus expectativas que serán ser cateto de por vida. No podrán ni pagarse la universidad.

Mi suerte es mi profesión, que aunque no en demasiado buenas condiciones y menos tras la reforma laboral, tiene alternativas viables como autónomo o por cuenta ajena, al contrario que algunos de mis compañeros, como los de Historia o Latín y Griego, que no tienen apenas alternativas a la enseñanza y lo tendrán aún más negro. Al parecer 40.000 interinos en España perderán su trabajo el curso que viene (bueno, no se les contratará, el interino es así, contrato anual como mucho y si hay suerte). Estos 40.000 se suman a los que ya fueron recortados los dos últimos años a la chita callando. Unos 5000 sólo en Madrid.

Disfrazada de crisis, nos venden la necesidad de recortar perjudicando la calidad de la enseñanza (y la sanidad), masificando aulas y recortando todo lo recortable, material didáctico incluido, se recortan derechos laborales, cuando por el contrario no se ataca la raiz del problema ni su origen: ni una medida anticorrupción, ni una comisión para investigar a los bancos causantes de la catástrofe, al contrario ellos salen indemnes de los juicios y denuncias, o se les indulta y la Constitución se reforma por la puerta de atrás para garantizar el pago a los bancos por encima de cualquier necesidad de la población.

Lo alucinante del tema es la capacidad de autoengaño y la indolencia de buena parte de la población. Sabemos que seguimos el camino de Grecia, despido de funcionarios, ataque a todo lo público (que es de todos y para todos), empresas que cierran o que echan a la calle a buena parte de los trabajadores. Sí, seguimos su camino, aunque sigan diciendo que no somos Grecia, lo seremos en breve. Antes de fin de año ¿Es que hace falta ser Grecia para abrir los ojos?¿Hay que llegar a ello?

Veo compañeros que miran para otro lado. En la sala de profesores, la semana pasada una "compañera" indicaba lo exageradamente alarmistas que somos, que su marido, jefe del servicio de un hospital, le decía que seguía todo igual que siempre, que no pasaba nada, que en educación no pasa nada por trabajar unas horas más, que los profesores tenemos espaldas para ello. Ah sí, los interinos, ... bueno claro... sólo eso admitió. Al ser humanos de segunda, no influyó en ella lo más mínimo. Porque ella es de primera. Le señalé el caso de una enfermera que, personalmente, nos comentaba camino de una manifestación que en su hospital, el Niño Jesús, se reutilizaban jeriguillas y agujas para los insulinodependientes, como medida de ahorro. "Es que no hay que creerse todo" fue su respuesta. Y es la respuesta de muchos. Como este caso, existen muchos otros que no quieren admitir la realidad, con tal de no tener que renunciar a sus principios de siempre, a su partido de siempre. No puede ser que todos sean unos corruptos, no puede ser que me hayan engañado.

Se resisten a creer que todo ha terminado, que es tiempo de echarse a la calle y no un día, sino un día sí y otro también. "Es que estoy saturad@, cansad@ de tanto bombardeo" dicen. "Fui a las primeras manifestaciones y huelgas, pero ya no puedo más, tengo que atender las clases". Pues señores, hay que poder. El recorte no tiene fin. Bueno sí lo tiene: convertirnos en una sociedad sumisa y sin derechos. Eliminar la capacidad de los alumnos y de la población para cuestionar a sus líderes. Sumirnos en el miedo y utilizarlo para acallarnos.

"Las huelgas no sirven para nada". Mentira. Nuestros derechos son el sacrificio de otra gente que en el pasado dio, no su dinero y su tiempo, sino su vida, en huelgas y luchas salvajemente reprimidas. Ese es el coste de nuestros derechos. La vida de muchos. Y ese será el coste de detener todo ésto.

Hay que negarse a lo que se llama "esclavitud por deuda" que ya en Grecia, la cuna de la democracia fue prohibida hace miles de años. Hasta los griegos antiguos lo tuvieron claro. Y tú... ¿aún no?

Vivimos anestesiados por el Sálvame de Luxe, Belén Esteban y la Champions League y sus futbolistas con novia modelo de cartón piedra y cerebros de plastilina. Como los que quieren que tengamos nosotros, cerebros de plastilina perfectamente moldeables a su antojo. Vivimos en la nube de nuestro Facebook y Tuenti con la tableta y el smartphone, o la Playstation y el home cinema en pantalla de plasma. Pagaremos todo bien caro. Con sangre. Ya lo estamos pagando.

¿Lo vas a consentir?¿ Es que aún no lo ves?

No te quedes sentado, en estos tiempos es un crimen. Sal a la calle, infórmate fuera de los medios de manipulación social. No dejes que el miedo, la indolencia y el autoengaño te paralicen. Aún no te ha tocado, pero te tocará también a ti, no lo dudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario