jueves, 1 de agosto de 2013

Que será, será

Este mes muchos lo hemos pasado barruntando cuál será nuestra ocupación docente el curso que viene (solo los que parece que podremos tener un destino, los interinos fusilados sólo se preguntan qué comerán o si comerán).

Allá en primavera escribimos nuestra carta a los reyes (magos), poniendo hasta 80 destinos por orden de preferencia e indicando qué tipo de plazas estamos dispuestos a aceptar (las hay desde jornadas reducidas, que pueden ser de un tercio incluso, hasta puestos en instituciones penitenciarias). También decimos nuestra preferencia por área territorial (Norte, Sur, Este, Oeste y Madrid Capital).

Más tarde, en función de un listado muy recortado de vacantes, se asigna presuntamente, por procedimiento informatizado, los destinos según esas preferencias. La asignación provisional en Madrid se ha publicado el 30 de Julio.

Esa provisionalidad quiere esto decir que nadie, en situación de interinidad, expectativa de destino, desplazado, reingresado, etc, sabe a día de hoy con seguridad donde prestará servicios el curso que viene. No podrá, en muchos casos, saber ni qué asignatura impartirá. Ni preparar material, en el caso de impartir alguna asignatura que nunca ha impartido. En mi especialidad, Informática, es habitual que nos asignen módulos (asignaturas en FP) que nunca antes hemos impartido.

A primeros de septiembre se publicarán (a partir del 3, dicen) las adjudicaciones definitivas de esas vacantes publicadas.

Quedan muchísimos profesores sin destino, muchos con proceso selectivo superado y derecho a plaza, porque ya no hay vacantes suficientes para todos, por los recortes. Tras los exámenes de septiembre, se terminará el periodo de matriculación, y sabremos si se necesita algún profesor más o no. Eso sucede el día 10, con el curso académico ya empezado. El 11, algunos afortunados irán a ocupar su destino sin saber qué van a impartir, sin haber preparado la docencia convenientemente y sin saber cuál será su horario ni si podrá o no conciliar vida familiar y profesional.

La historia se repite.

El adelanto paulatino que ha ideado la Administración (este curso y el anterior) de la fecha de inicio de curso, no se sabe con qué fin, hace que el curso arranque en muchos casos sin suficientes profesores. Sencillamente es imposible hacer, corregir, evaluar los exámenes de septiembre y matricular a tiempo, para saber la necesidad final en cuanto a profesorado y finalizar el proceso de adjudicación de plazas antes de ese inicio de curso. Además la Administración, parece retrasar las asignaciones lo que puede para ahorrarse unos durillos en salarios.

Otros tendrá que esperar más y hacer sustituciones de profesores en situación de baja. De centro en centro trabajando semana sí y mes no. En total precariedad. Por cierto que las sustituciones no se cubren hasta pasados 10 días de la baja, casi siempre más. Así se legisló en el RD 14/2012 de 20 de Abril, TITULO I, art 4. Los alumnos están sin profesor todo ese periodo porque la Administración así lo quiere, solo por ahorrar más en sueldos.

Otros simplemente no trabajarán.



No pasa nada. Somos los mejores profesores, elegidos de entre muchos candidatos por un mecanismo de igualdad, mérito y capacidad. Podemos con todo. Super profes.

Queridos dirigentes: seguid dificultando nuestra labor, aunque sea vuestra obligación hacer lo contrario. No podréis con nosotros.


Pero... existen unos tipos que no tienen problemas. Tienen "contactos". Son parte del problema nacional, son los enchufados. Personas que sin demostrar más que los demás saltan los mecanismos presuntamente transparentes de selección y asignación y consiguen un buen puesto al lado de casita. ¿Cómo lo hacen?¿Por qué se permite? Intentaré dar algunas pistas en la siguiente entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada